Entrevista a Juan Manuel Sánchez Valderrama

Entrevista a Juan Manuel Sánchez Valderrama


Tenemos el placer de entrevistar al ganador del I Premio Literario Castillo de Plata que convocó la Editorial Adarve. Juan Manuel Sánchez Valderrama nos habla de Britannia, una novela histórica que está llamada a convertirse en una de las grandes novelas de este otoño que acaba de empezar.


¿Cuándo surge la idea de escribir Britannia

Más que una idea suelta, se trata de un proceso. El Muro de Adriano es una obra colosal, que solo un pueblo muy avanzado es capaz de ejecutar. La forma en que Adriano lo plantea es de por sí audaz y siempre me ha atraído con fuerza. Conocer en profundidad qué significaba esa barrera para los que quedaban a un lado y otro, era algo que me fascinaba. Poder plasmarlo a través de una novela histórica no es más que la consecuencia lógica de esa fascinación. En resumen un proceso en el que, partiendo del muro, trato de entender y de explicar lo que debió significar para aquellos hombres. 

¿Cómo la presentarías a los lectores? 

Es evidente que mi punto de vista es subjetivo, pero para mi es una obra en la que, a través de numerosos personajes, trato de ponerme en la piel de cada uno, ya sean estos romanos o pictos, guerreros o druidas. Es importante poder encontrar la fuerza que impulsa a cada uno, su afán, sus desdichas y la forma que se enfrentan a una vida dura y llena de adversidades. Hallar esa fuerza y plasmarla sobre el papel. ha sido el reto que me he propuesto. Si lo he conseguido o no, queda a juicio de los lectores. Por otro lado he querido dar respuesta a la manera en que, tanto desde un lado del muro como desde el otro, se ve un mundo cambiante y lleno de interrogantes sobre un futuro incierto. En cualquier caso ambos lados están atrapados, sin poder de elección. 


¿A qué época nos traslada? 

Roma está en su apogeo, Adriano gobierna con una nueva política, estamos en el siglo II d.C. El imperio ha alcanzado su máxima expansión, toca consolidar los logros, administrar una vasta tierra que abarca toda la cuenca mediterránea, desde Hispania hasta el Ponto Euxino, desde Britannia hasta los desiertos de Libia. Un momento de esplendor donde la lengua, la moneda, los modos y costumbres, las técnicas constructivas, las ciudades, en fin todo lo que rodea a los que viven en el imperio, está impregnado de la más pura esencia romana. Roma ha crecido sin oposición importante, ha ocupado tan vasto territorio con afán predatorio, pero también civilizador. Son ellos mismos los que fijan sus límites, el Rhenus en Germania, la tierra de los Pictos en Britannia, los desiertos en la Arabia Felix. Cada territorio se cierra con un método distinto, empalizadas en Germania, fuertes en Arabia y muros en Britannia.

¿Cuánto hay de ficción y cuánto de realidad?

Por lo que se refiere a los personajes, el emperador y el gobernador de Britannia son históricos, así como algunos más que aparecen en el relato como Suetonio Paulino o la reina de los Icenos, Boudica. El resto son de ficción. En cuanto a la ambientación he pretendido que fuera lo más real posible utilizando las fuentes de la época, así lo que se explica sobre los druidas está basado en la documentación que nos ha llegado, sobre todo la que nos aporta Julio Cesar en sus Comentarios sobre la guerra de las Galias. En la construcción del muro, las legiones estacionadas son las que lo construyeron, sus dimensiones, puestos de observación, fuertes, incluso algunos de los errores que cometieron, están extraídos de fuentes arqueológicas. Vindolanda todavía hoy resulta de interés para los arqueólogos que siguen extrayendo información de sus ruinas. El propio muro, del que todavía quedan los cimientos, es una fuente importante de conocimiento. Los pictos, tal y como los llamaban los romanos, hombres pintados, eran en realidad una amalgama de pueblos dispuestos a lo largo del territorio al norte del muro. En resumen es una novela con un fuerte arraigo en el conocimiento histórico disponible que se apoya en personajes ficticios. 

¿Cómo fue el proceso de documentación? 

Laborioso. Hay que tener en cuenta que toca numerosos temas sin conexión entre sí. De modo que el trabajo de búsqueda, lectura, análisis y recopilación del material ha requerido de un periodo de un año largo. Por un lado está el propio muro, disposición, trazado, construcción, legiones estacionadas, materiales empleados, etc. Por otro los pictos, su origen, distribución territorial, tribus, costumbres, modos de guerrear, posiciones jerarquicas, etc. Por otro los druidas, origen, distribución espacial y temporal, centros de adoctrinamiento, niveles iniciáticos, creencias, ritos, leyendas, etc. Además es necesario conocer el mundo romano en profundidad, sus costumbres, tanto civiles como militares, sus residencias, tanto públicas como privadas, acuartelamientos, sus relaciones interpersonales, diferentes profesiones y niveles jerárquicos etc. También el mundo del lenguaje soez ha sido objeto de mi atención, para ello ha sido necesario leer desde los grafitis de Pompeya hasta la obra Cátulo, poeta contemporáneo de Julio Cesar, entre otras fuentes. La comida y su elaboración, extraída principalmente del libro de recetas que nos ha llegado de Gabio Apicio. En resumen una labor ardua que me ha servido para plasmar muchos detalles desconocidos tanto del mundo romano como del de los hombres y mujeres de Brittania. 

¿Cómo ha sido la experiencia de ganar el I Premio Literario Castillo de Plata?

Cuando en la soledad de tu escritorio redactas una obra de quinientas páginas, y la relees una y otra vez corrigiendo errores, puliendo el estilo, repasándolo todo, llega un momento en que no sabes si lo que has hecho merece la pena o no. Presentarse a un premio literario es como someterse a un examen, un examen en el que solo aprueba uno. Así que si entre más de cuatrocientas obras, eres elegido, la sensación es sumamente grata, desconocida. En mi caso siempre trato de que no se me suban las burbujas porque terminan rebosando el vaso que las contiene. Así que profundamente agradecido a aquellos que han tenido la paciencia de leer la obra y además la han considerado. Y por supuesto un acicate para seguir el sendero trazado. Si además sirve para que una editorial atrevida e innovadora como Ediciones Caudal, apueste y gane, entonces estaré más que satisfecho.



Si después de leer esta entrevista, no tenéis otra opción que haceros con Britannia, estad atentos a las próximas semanas. Su lanzamiento está cerca.

0 comentarios:

Publicar un comentario